Una página en blanco

No hay nada más excitante que una hoja en blanco (para un escritor, claro),
al mismo tiempo, no hay nada más inquietante que la incertidumbre de no saber
qué viene después, qué palabras rellenarán con su tinta
el agujero caliente de mi memoria.

Pero eso es la vida. Un reto constante a los parámetros de la rutina.
Cambio. Cambios.
La estabilidad, tan añorada, es la excepción.

Los rápidos, las corrientes, son el timón que
nos dirige por el camino de descenso.
Cuenta atrás. Ya falta poco.
Pero nunca sabes cuanto.
Nunca sabes.

Caminar de puntillas por la cornisa de un edificio en construcción,
con los ojos vendados.
A ciegas, das un paso.
Y no sabes hasta que pisas si has acertado.
Pero,
no hay nada más excitante que una página en blanco.

Publicado por

Admin

Psychologist / Ph.D. Student / Writer / Fashion, Art & Cinema lover / Vegetarian /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*