EN EL MOMENTO AZUL

Y me dejé caer en el momento azul. Mis pies balanceándose en las aguas saladas de una piscina artificial. Y el zumbido de los tubos de agua. Y el sol que cegaba. Y en esto un remolino traía la desolación. Muerte. Una mariposa arremolinaba en círculos, la miraba con tristeza danzando, dibujando una materia definida en las ondas titubeantes del agua, reflejos del sol. Junte mis manos y la dejé caer, plácida, en la cuenca de las mismas. Pero cambió. Sus alas ya no estaban extendidas, solo ella, su cuerpo inerte y las alas plegadas, cautiva en un mundo al que ya no pertenecía.

La dejé seguir el rumbo de la nada. Y algo maravilloso sucedió, volvió a florecer.

¡Qué bien le sentaba la muerte!
Con sus cuatro alas de nuevo abiertas la dejé seguir su camino.

Publicado por

Admin

Psychologist / Ph.D. Student / Writer / Fashion, Art & Cinema lover / Vegetarian /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*